Archivo del sitio

Avoid the Light // Long Distance Calling

Avoid the Light
Long Distance Calling
Post Rock
2009
Banda:

Dave (guitarras)
Flo (guitarras)
Jan (bajo)
Janosch (baterías)
Reimut (teclados, sintetizadores, música electrónica…)

En Spotify:  Long Distance Calling – Avoid The Light
Página Web Oficial

Long Distance Calling son una banda alemana de Post Rock que teloneó a God is an Astronaut en su gira por aquel país. Como viene siendo habitual, el post rock es un estilo predominantemente instrumental donde la música se basa, sobre todo, en la creación de atmósferas sonoras y melodías emotivas que provocan sentimientos en el oyente.

Como antecedentes (y posiblemente fundadores involuntarios del género) tenemos a Pink Floyd, que con su rock expansivo y sinfónico sentó las bases de este nuevo género. Sin duda, estamos ante uno de los mejores discos del género que, personalmente, he tenido el placer de escuchar. Es un disco largo, que a pesar de contar con 6 canciones supera la hora larga de reproducción, por lo que podemos decir que se trata de termas, progresivos, con varias partes y, por supuesto, con ausencia de voz excepto en una canción, “The Nearing Grave”, que cuenta con un cantante invitado, como ha sido la tónica en los anteriores discos de la banda. Pasemos a analizar el disco canción a canción:

1. Apparitions (12:16): Empezamos este disco con un tema largo, complejo, muy melódico y suave, pero con unas bonitas melodías electrónicas para ir abriendo paso a la batería, guitarra y bajo. Los platos y el bajo crean una base sobre la que la guitarra empieza a desgranar un simple riff que va creciendo en intensidad, aunque sin duda el protagonismo del tema se lo lleva la batería, mientras que la guitarra acompaña con un acorde circular durante gran parte de la canción, mientras la otra guitarra va punteando esta melodía, a la vez que un sonido de teclados da al conjunto un aire onírico.

2. Black Paper Planes (7:10): Llegamos al que, para mi gusto, es el temazo del disco. Su sonido recuerda mucho a Maybeshewill, pero con un toque más duro. La batería es la que marca el ritmo por encima de unas guitarras distorsionadas que tocan constantemente el mismo riff, pero es un tema con una fuerza y un magnetismo que sólo se puede entender escuchándolo. Más adelante, las guitarras toman el protagonismo, oyéndose incluso guitarras acusticas y sintetizadores, mientras la batería lleva el compás de manera magistral.

3. 359 (7:55): Este es un tema tranquilo, relajado, nada comparado con la vorágine rockera del anterior. Una batería lenta, junto con los teclados y las guitarras (apenas presentes), dejan el protagonismo al bajo, que puntea unas notas muy acertadas que le da personalidad propia a la canción. Sin embargo, las apariencias engañan: más adelante, la batería toma fuerza, junto con una guitarra que subraya sus ritmos con un riff distorsionado.

4. I Know You, Stanley Milgram! (10:25): Comienza este tema recordando a los Pink Floyd más etéreos de “Shine on You Crazy Diamond”, con unas atmósferas sonoras creadas por los teclados y sintetizadores, junto con unas guitarras con eco. Hacía el minuto 2, la batería comienza a coger fuerza, aumentando la velocidad del tema, a la que pronto se unen las guitarras y el bajo, para crear una melodía muy roquera, pero que mantienen la melodía gracias a una guitarra, solitaria, punteando las notas. Pronto el tema se vuelve metal completamente, con unas guitarras salvajes, sucias que toman el protagonismo. Hacia el minuto 5:50, el tema baja de intensidad gracias a un bajo y una batería más lentas, con unas notas punteadas en las guitarras, que le dan mucha variedad. Hacia el final, comienza una parte “coreada” con las guitarras.

5. The Nearing Grave (ft. Jonas Renkse) (8:00): Llegamos al tema cantado del disco. Unas guitarras con eco abre paso a un tema calmado, con voces etéreas y suaves.

6. Sundown Highway (9:10): El tema final empieza con un charles de batería muy rápido, en contraste con una caja y un bombo más lentos. Las guitarras, con ecos, comienzan a dar melodía a la base rítmica de la batería, con elementos electrónicos presentes en el medio. Un curioso ritmo de batería da paso a una parte cojonuda, donde la guitarra, en bucle, construye el tema de una manera entre rock y pop, mientras un tremendísimo bajo va punteando las notas bajo ella.

Y cuando quieres más, el disco se acaba. Una vez escuchado verás que en el fondo no se hace para nada largo, ni pesado, sino muy corto, porque música como esta no debería terminar nunca.

Anuncios